29
Mar

8 Técnicas de Mindfulness para Empresas

A ver, estamos en tiempos de cuarentena, en los que el estrés y la incertidumbre pueden invadir nuestros ambientes laborales – aun cuando estamos desde la comodidad de nuestros hogares.

Este desasosiego puede acabar con nosotros, con la productividad; pero sobretodo nos puede hacer perder el norte y la objetividad: dos elementos importantes que mantener y más en los tiempos de hoy día.

Es por esto que hoy queremos demostrarte que hay técnicas que pueden ayudar a equilibrar el funcionamiento de tu empresa, estamos hablando del mindfulness: el mindfulness esla técnica conocida como la capacidad de prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación.  

Ahora sí, a continuación, te vamos a mostrar maneras sencillas de mantener estas técnicas que te van a ayudar muchísimo a mantener en pie tu capacidad laboral:

Administración de las tareas: la rueda del tiempo

  • Anota todas las tareas que llevas a cabo en el día: comienza desde que te paras hasta que termina tu día. Lo importante es que tomes nota de absolutamente todas las actividades que tienes que desempeñar a lo largo del día.
  • Pon orden de prioridad a tus tareas: aquí debes clasificar cada una de tus actividades de uno a cinco (de menor a mayor importancia).
  • Da tu propia calificación: presta atención aquí a la que más te consume energía utilizando los signos de positivos y negativos. Por ejemplo:

    1. Reunión con los subordinados (+++)
    2. Llevar a los niños al colegio (++)
  • Haz tus propias conclusiones en el análisis que ves: la idea es que haya un equilibrio entre tus esfuerzos y resultados: tal vez puedas llegar a concluir que estás haciendo sobremesas muy largas y podrías salir antes del trabajo.

Prioriza tus tareas: aprende que no eres un “hacer” humano

Estamos en un mundo en el que nos exigimos hacer muchísimas cosas al mismo tiempo. Pero tenemos que aprender que esta idea de multitasking muchas veces no nos hace concentrarnos en lo que realmente tenemos que hacer, lo que nos aporta valor y lo que realmente requiere de nosotros. Es por eso que debes utilizar el esquema que te presentamos en el punto número uno para enumerar lo siguiente:

  • Tareas que nos perjudican o que no nos aportan nada: Estas tareas son las típicas que nos autoimponemos por el buen funcionamiento de nuestro trabajo pero que, la verdad, es que no tienen que ser llevadas a cabo por nosotros necesariamente. Para esto, debes aprender a identificarlas y hacer que pasen a manos de las personas o los equipos que deben estar a cargo de estas tareas. Por ejemplo: tu no tienes que llevar un registro del papeleo de facturación, eso se lo puedes dejar a la contabilidad.
  • Tareas beneficiosas: este es el tipo de tareas que normalmente son lascque realmente aportan valor y puedes estar dejando de lado por el simple hecho de hacer muchas cosas operativas en el día.

    OJO: aquí también tenemos que aprender a establecer el orden de urgencia de dichas tareas para que nada se quede a medio camino. Recuerda que la frustración es algo uqe muchas veces juega en nuestra contra.

Toma las riendas de tus emociones: muéstrate menos reactivo.

Esto muchas veces es algo difícil cuando tenemos una persona en el entorno que simplemente nos saca de quicio. Intenta pausarte y ver el momento exacto en el que estás a punto de reaccionar. Identifica y toma una pausa para elaborar una lista de posibilidades nuevas de lo que puedes hacer.

Controla el estrés: acepta que hay cosas que pasan y no te castigues por eso.

Mucha atención con esto, una cosa es aceptar y otra cosa es resignarse. Aquí te invitamos a que tomes los hechos tal como te sucedieron y no bajes los brazos; simplemente que a partir de eso tomes en cuenta cuáles son las opciones para poder generar nuevas soluciones sin que esto implique que te llenes de pánico, un pánico que puede hacer que reacciones en lo absoluto: hecho que puede perjudicar tu empresa y tu trabajo.

Delega, delega y escucha

Escuchar va a permitir que generes una empatía con tu equipo, pero sobretodo va a permitir que puedas ver en qué son buenos ellos y qué están identificando ellos de lo que tu no haz podido. Esto te hará un líder completo: reconocer las fortalezas de otro no te hace débil, más bien te hace ser un trabajador más integral. Apóyate en lo positivo que tienen cada uno de tus compañeros y eso hará que el trabajo sea aun más fluido.

Confía en el otro: tanto en tus pares como en tus subordinados

Muy atado al punto anterior. Muchas veces vale la pena soltar el control de todas las actividades. Simplemente identifica en qué te puedes apoyar para que el éxito no depende de solo lo que hagas tu.

Entendemos que esto muchas veces genera miedo y rechazo, muchas veces nos preguntamos: ¿Y si esta persona no se compromete con el trabajo de la misma manera en la que lo haría yo?. Sin embargo, no te pedimos que confíes en todos los miembros de tu equipo ciegamente. Más bien identifica las fortalezas de cada uno y de esa manera el trabajo puede fluir mejor.

Toma conciencia del momento presente

Muchas veces nos abstraemos en otras situaciones que lo que está ocurriendo en el momento presente, nuestra mente viaja por mil situaciones. Para estos momentos toma en cuenta el principio del mindfulness simplemente concentrándote en la respiración de unos cuantos segundos. Tráete al ahora y no olvides que todas esas situaciones tienen su momento. Esto evitará que entres en crisis.

Escucha a tu cuerpo

Recuerda que el cuerpo muchas veces exterioriza lo que está diciendo tu mente. Cuando medites intenta escuchar que dice tu cuerpo y cómo puedes ayudarlo a volver a su centro para que puedas desempeñar todas las tareas que te ha propuesto en el día.

¿Tienes mucho que hacer y tu espalda se siente cargada? Intenta identificar esa incomodidad para encontrar una posición placentera. O simplemente levántate de esa silla incómoda en la que estás y ve por una bebida caliente por unos minutos y vuelve a desempeñar tus tareas diarias.

Listo, lleva a cabo estos sencillos pasos y mira cómo tu efectividad laboral aumenta, aun en cuarentena, tómalo como filosofía de vida y aplícalo en el entorno que estés. Recuerda que seguimos asesorándote en tu mobiliario y proyectos de oficina, solo debes escribirnos al correo ventas@unispace.com.ve