03
Sep

7 Características de una silla ergonómica

La oficina es el espacio en donde probablemente se pase más tiempo, después del hogar. Es por eso que es imprescindible sentirse cómodo. Por eso, la silla es clave para tener la ventaja del bienestar al cumplir los objetivos y proyectos del día, sobretodo cuando se está sometido a mucho estrés.

Para eso, es esencial la postura; la cual se logra con la correcta regulación de la silla.

  1. Asiento regulable en la altura

Es importante tomar en cuenta que las dimensiones de cada individuo son distintas, por eso es imprescindible tomar en cuenta que la altura de cada asiento será diferente para cada quien. Por eso, es lógico tomar en cuenta que la base del asiento debe tener la palanca de regulación de altura.

  1. Asiento regulable en la profundidad

Los asientos regulables en profundidad permiten dejar un espacio libre entre el borde del asiento y la parte posterior de la rodilla. El objetivo es evitar la presión del asiento sobre esta zona de la pierna para favorecer la circulación sanguínea, especialmente el retorno venoso.

  1. Respaldo reclinable y ¨posición de balanceo¨

Los puntos de inclinación son claves para poder regular el respaldo con facilidad, así como dejarlo en posición libre, lo cual permite el balanceo durante las pausas o descansos. En caso de permitir el balanceo, la silla debería disponer de un regulador de tensión para poder ajustar la tensión del respaldo al peso de cada persona.Lógicamente, a mayor peso, mayor tensión y viceversa.

  1. Sistema Sincro

Este sistema va a permitir inclinar el respaldo hacia atrás al mismo tiempo que el movimiento de la base del asiento para que el conjunto del cuerpo se mueva en sintonía: la sensación que esto genera es hacer una posición de ¨cama¨ perfecta, que no solo depende del respaldo, sino que se ayuda con la base del asiento.

  1. Diseño adaptable a las formas del cuerpo

El respaldo debe disponer de un soporte lumbar que permita un apoyo estable y mantenga la espalda en una posición natural, para mantener la columna vertebral alineada y la zona lumbar protegida. Tomando en cuenta que cada espalda es diferente, el respaldo debe disponer de un accesorio que permita regular la altura y profundidad del soporte lumbar.

El borde delantero del asiento debe tener una suave inclinación para evitar la presión sobre las piernas y favorecer la circulación. Las sillas con ángulos pronunciados pueden provocar presión localizada sobre la parte posterior de la rodilla.

  1. Materiales que favorezcan la transpiración

Uno de los aspectos que puede generar disconfort es la falta de transpiración. Por ello, es importante que el respaldo de la silla esté construido con materiales transpirables, tipo malla o similar. Solve (HON), Ignition (HON), Acuity (Allsteel)

  1. Ruedas Autobloqueables

Las ruedas son definitivamente un elemento ergonómico que no muchos toman en cuenta, pues no son un determinante en la elección de una silla ergonómica. Una silla realmente ergonómica contará con cinco puntos de apoyo en el suelo, cinco ruedas autobloqueables que aportarán estabilidad a la silla y permitirán la movilidad del usuario entre pequeñas distancias sin adoptar posturas forzadas que dañen su espalda, brazos o cuello. Además estas ruedas autobloqueables permiten que la silla se frene sola si no tiene el peso de una persona sentada en ella por lo que se evitan golpes o choques accidentales en el espacio de trabajo.

En fin, hay muchos motivos para tener una silla ergonómica en ambientes de oficina y en Unispace estamos muy conscientes de eso. Por eso te invitamos a visitar la sección de ¨Sillas¨ y ponerte en contacto con nosotros para una asesoría.